martes, 26 de septiembre de 2017

Añoranzas sobre el tractor.




    Buenas tropa, este domingo estuve labrando en una de las fincas y me dio por pensar. Más de una buena historia o poesía se me ha ocurrido sobre esta vieja bestia, que forma parte de la familia desde que la comprara mi abuelo cuando yo era pequeño. Un Massey Ferguson más duro que el alcoyano y que, pese a que nunca lo han cuidado demasiado, rinde como un campeón.



    El trabajo del campo no me cansa, pero en esta ocasión he echado de menos algunos viejos compañeros de trabajo. Uno de ellos son las garcillas bueyeras.


Imagen relacionada
    La verdad es que estas ya estarán de regreso en África, pero la ausencia que más me preocupa es la de las lavanderas comunes, que normalmente habitan todo el año por estos lares. Lo habitual es que, a los 5 minutos de empezar a labrar, tuvieras media docena de ellas detrás, limpiando de bichos lo labrado. Pues esta vez no he visto ninguna, aunque, para ser sincero, este año no ha abundado nada, hasta las tórtolas turcas y las urracas escasean. Como no cambiemos los métodos agrícolas y empecemos a cuidar de verdad el medio ambiente, vamos apañados.

Resultado de imagen de lavandera comun

     Un abrazo y hasta la próxima entrada.

lunes, 18 de septiembre de 2017

Lo prometido es deuda

   Buenas tropa, como ahora he entrado a formar parte de la empresa más grande de este país, ya tengo tiempo para ponerme al día. Aquí os traigo el fragmento que os prometí del relato ganador del II concurso literario Gotas de luz.

                                                                       MI CAMINO


Esta noche es la velada. En unos minutos debutaré como profesional en la categoría de peso ligero femenino.
—¿Estás lista, chiquilla?
—Sí, senséi —contesto con seguridad.
—Sabes que aún estás a tiempo de retirarte. ¿Seguro que quieres seguir adelante? Vas a pelear contra una veterana y, aunque confío en ti, todavía no tengo claras tus motivaciones. ¿Por qué lo haces? Quiero decir, ¿por qué no esperar a un rival más asequible? Eres joven, tienes tiempo.
—Ya lo sabes, Agus, me conoces. Es por todos los “¿y por qué lo haces?” con los que he chocado en mi vida.
Aunque debo estar centrada en lo que se me viene encima, no puedo evitar que los recuerdos asalten mi mente. Como aquella conversación entre mi madre y el director del colegio cuando tenía once años.
—Su hija le ha roto la nariz a un compañero. Debería expulsarla.
—¡Me tocó el culo! —exploté.
—Solo fue una chiquillada —aseveró Don Miguel.
—¿Por qué lo hiciste? —me preguntó mi madre, avergonzada.
Una vez en casa, la respuesta de mi padre fue apuntarme a taekwondo tradicional. Esa noche oí a mis padres discutir, pero me sentía a gusto en ese arte, me evadía con cada tul y era una con cada golpe. Durante dos horas a la semana, para disgusto de mi madre, solo existíamos el tatami y yo.
Nada más comenzar el nuevo curso, el mismo chico y un amigo suyo trataron de propasarse otra vez. Me expulsaron por defenderme, y tuve que cambiar de colegio, pero me queda el consuelo de que, además de mandarlos al dentista, evité que lo intentaran con otras compañeras de clase.
A los 16 años, pasé por varias situaciones dolorosas. Mis padres se divorciaron y, al poco tiempo, perdí a mi primer amor. Lo recuerdo como si fuera ayer:
—Me tengo que ir, David —lo besé con dulzura.
—Tía, Esther, quédate un rato más... —dijo, resistiéndose a dejarme ir.
—No puedo, tengo que entrenar.
—¿Por qué lo haces?
—Porque me apasiona. Como a ti el fútbol.
—Tendrías que quedarte conmigo, soy tu novio.
—Tú también entrenas y no te obligo a que lo dejes.
—Ya, pero yo soy un hombre y lo que tú haces no es muy femenino.
—¿Tratas de decirme algo?
—Las artes marciales o yo.
—Hemos terminado —le solté entre sollozos.
Ese día, al final, no fui a entrenar. Con la perspectiva del tiempo, he visto que mi elección fue la acertada. A día de hoy, él es una rata de bar sin oficio ni beneficio, mientras que hace menos de un mes que yo terminé la licenciatura.

Resultado de imagen de boxeadora dibujo


   Un abrazo y hasta la próxima entrada.

lunes, 4 de septiembre de 2017

II concurso literario Ediciones gotas de luz

   Buenas tropa, hoy he recibido una buena noticia. Mi relato es uno de los 20 seleccionados para formar parte del proyecto "relatos sanadores". Una vez más, agradezco a Aurelia su gran labor al frente de esta editorial (que conste que no es peloteo, es lo que siento), a la que le deseo los mayores éxitos. Os dejo el enlace al blog de la editorial y en breve colgaré un adelanto del relato.

   http://edicionesgotasdeluz.blogspot.com/

   Un abrazo y hasta la próxima entrada.

viernes, 1 de septiembre de 2017

El retorno.

   Buenas tropa, por una conjunción de motivos profesionales, personales y literarios he tenido el blog un tanto abandonado. Mi intención es remediarlo. De entrada, vuelvo con una buena noticia. "Sed de vivir" finalmente verá la luz. La editorial ACEN se interesó por la obra y a mi me ha interesado su propuesta, así que, como ya sabréis los que me tenéis en Facebook, hoy he firmado el contrato con ellos.
    Estoy muy ilusionado con el proyecto, sobretodo por el chasco que me llevé con Tandaia. ACEN es una editorial tradicional pequeña que tiene muy buena fama. Os iré informando desde aquí.
   Un abrazo y hasta la próxima entrada.


Resultado de imagen de dibujo de un libro abierto

A por el lunes.

   Buenas tropa, empiezo el lunes con dinamismo y un dolor de muelas impresionante. Esta corta semana la empiezo en Albacete y la continuaré...